¡Clavados!

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.” (Gálatas 5:25)

Este verso es un gran recordatorio a todos los que nos llamamos Cristianos, de lo que es ser un verdadero Cristiano, y el compromiso que hemos hecho con nuestro Señor Jesus. De esto es lo que nos recuerda este verso:

  1. “Pero los que son de Cristo…” – estos son los que han puesto toda su fe y confianza en el hecho de que Jesus es el Mesías, Dios encarnado, quien vino al mundo a morir en una cruz para el perdón de nuestros pecados y darnos, así, la oportunidad de asegurar la vida eterna con El (Juan 3:16); que Jesus, quien nunca peco, tomo nuestros pecados como si fueran Suyos, y sufrió la medida completa de la ira de Dios por nuestros pecados para darnos la oportunidad de pasar la eternidad en el cielo con El (2 Pedro 2:24).
  2. “han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.” – hemos hecho una decision consciente de clavar, de matar, nuestras pasiones y deseos por las cosas de este mundo y elegido vivir para cumplir las pasiones y deseos de Jesucristo, Señor nuestro (2 Corintios 5:15).

Debemos recordar que Jesus quiere seguir viviendo Su vida aquí en ella tierra por medio de nosotros.  Dios, por medio del Apóstol, Pablo, nos lo dice de esta manera:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí (Gálatas 2:20).”

Queridos, Jesus quiere revelarse al mundo por medio de nosotros para que el mundo que nos rodea, y mas allá, crean en El y también tengan la seguridad de su salvación, así como nosotros la tenemos.  La pasión y deseo de Jesucristo es que ninguno se valla al infierno:

“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9).”

Las pasiones y deseos de Jesus deben convertirse en nuestras pasiones y deseos, y debemos hacer la decision consciente de clavar nuestras pasiones y deseo por las cosas de este mundo en la cruz de Jesus, y vivir solo para hacer Su voluntad.  ¿Puede decir, usted, “¡Clavadas!”?

Entonces,

  • ¿ha clavado sus pasiones y deseos a la cruz de Jesus?
  • ¿Como obedecera las Escrituras de hoy?
  • ¿Con quien compartira las Escrituras de hoy?
  • ¿Con quien compartira las historia de su salvación y la historia de lo que Jesus hizo por usted en la cruz?

***Si usted nos es creyente y quiere serlo, mándeme un mensaje privado y hablemos.  Espero que lo haga.***

En el amor de Cristo’

Phil